Tercer día de vuelo


Luego de charlar con otros pilotos por el susto de ayer me comentan que es habitual.
Que por el gran calor suele suceder si no descansaste bien. O si la alimentación no es correcta. O si falta hidratación. ¡Junto todos los requisitos!

Así que me aconsejan y me llevan al supermercado. También en el grupo de Voladores de La Madrid se ocupan de ayudar con ideas. En el super me equipo con bastante bebida hidratante. Azúcares. Sales. Sumando “Rapadiña” y algunos conjuros mágicos estamos listo para probar. ¡Gracias a los mencionados! 🙂

Esta mañana llegamos al despegue 6.15 hs y el viento estaba fuerte. El ambiente es totalmente de vuelo. Ya están un par de aceros en el aire que aprovechan los remolques antes de la actividad térmica. Así que tenemos show todos los días.

Llegó al despegue y me voy directo a los gacebos para estar a la sombra. Desde hoy cuido todos los detalles a full. Hasta el desayuno fue sin café. A pura hidratación.

En eso siento unos gritos de: ¡Damián!”. Suenan con acento raro. Es Lauren, que está con unos amigos de él. Todos pilotos franceses. Con Lauren y sus amigos nos conocimos hace 2 años aquí, durante mi primer viaje, y compartimos algunos vuelos. A pesar de los dos años transcurrido me reconocen de inmediato. Me recuerdan y yo a ellos, es una alegría reencontrarnos luego de tanto tiempo.

Comienzan los despegues, aunque el viento sigue fuerte. Se ven algunos arrastrónes y gente corriendo parapentes. El viento fuerte y no exagero. Todavía bajo el gacebo, los miro y medito si no es mucho viento para Chili 5 ( EN-B). Pero aún es temprano, y mi principal objetivo es saber cómo estoy yo para volar, más que salir a buscar un vuelo de gran distancia.

Espero con paciencia. Cuando la condición va mejorando y las térmicas se hacen más fuertes, empiezan los ciclos de baja. Sólo entonces me preparo para salir a volar, y minutos después, despego.

Las técnicas para la primer térmica no son como usamos nosotros ( al menos en los vuelos en La Madrid). Aquí es un remolque rápido. Fuerte . Te soltás alto y entonces salís viento de cola a buscar la primera térmica.

En vez de hacer eso, cuando me suelto me quedo enfrentado esperando. Creo que va a llegar una térmica hacia mí. Y efectivamente, así sucede.

Pero lo gracioso es que como no hice el giro rápido que hacen todos al soltarse, los de abajo empiezan a preguntarme si estoy bien. Creo que también se asustaron ayer conmigo.

Cómo solté y nunca me moví, se preocuparon . Aunque todavía no pude hablar con ellos el por qué de su preocupación, está más que claro que es un grupo muy amable el de Quixadá Aventura y cuidan a la gente que viene a volar con ellos.

Subo mi primer térmica. Me dejo derivar. Y veo en dirección al despegue una vela roja, volando bien alto. Sé que no tardará mucho en llegar hasta donde estoy yo. Son todas velas rápidas acá. Dos minutos después me alcanza y giramos juntos. Veo que es una Leopard, de Gin.

Hacemos base y nos separamos. Evidentemente pensamos distinto, cada uno hace un vuelo por su lado. Pero “el viento los amontona” y dos térmicas después nos volvemos a juntar. Hacemos techo de nuevo. Nuevamente nos separamos y nuevamente nos juntamos dos térmicas después.

Fue muy divertido ver cómo por distintos lugar y con distintas ideas terminábamos en el mismo lugar. Calculo que se pueden comparar los vuelos mañana, tal vez.

Termino aterrizando al mediodía. Con unos 150 km recorridos. Es mi vuelo más corto de los tres hasta hoy. Pero es el más feliz. Me sentí cómodo. Bien. Tranquilo. Y confiado con mi pilotaje y con mi vela.

Es terrible el calor al aterrizar. Otro detalle para tener en cuenta aquí: hoy volé con un abrigo menos. Es tremendo el calor si se queda bajo cerca del mediodía, porque la temperatura llega fácil a los 40 grados.

Mi rescate llega rápido. Con lo cual podré descansar bien y estar listo para mañana. Será mi cuarto día consecutivo de vuelo. Tanto va el cántaro a la fuente…

Este sertao es hermoso para volar. Pero les puedo asegurar que no regala absolutamente nada. Uno debe seguir sus reglas al pie de la letra. Cualquier piloto que no lo haga, bueno, el sertao le hará saber que no va a dejarse volar.

Todavía no sé quién es el piloto del Leopard rojo que me acompañó en el vuelo. Mientras girábamos juntos, él intentó hablar conmigo en otro idioma. Aunque no sé si para organizarnos, o me estaba protestando por cambiar el giro a media térmica.

Veo que hay un track superando los 350 km y que estaba aún en vuelo pasadas las 17 hs. Espero que sea él…


Brasil en números hasta hoy:

635 km volados. 16 hs. Tres días de vuelo.

¡Esperemos que mañana sigamos sumando!
Me voy a tomar mates.


Gracias a Pablo, Nely, Sonia y toda la flia Mastricchio. Estuve disfrutando de su calidez antes de venir y el mate es un detalle de ellos.

¡Nos vemos mañana!

Track del vuelo:
https://www.xcontest.org/world/es/vuelos/detalles:damianl/16.10.2021/11:11

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.