Probando el arnés nuevo

Ayer Jueves el rescate del último vuelo se hizo largo. Volví al hotel a las 2 o 3 de la tarde, por lo cual quedó como día de descanso.

Por la tarde tuve una larga charla con la gente de la Federación Argentina de Vuelo Libre (FAVL), que pueden ver aquí.

Recibí por fin la silla nueva, en reemplazo de la anterior que se desgastó de tantos lindo vuelos, y estaba ansioso por probarla.

Hoy despegamos desde Caicó, un despegue tan conocido como Assú.

Es un sitio donde vuelan mucho los pilotos suizos que vienen seguido a Brasil y no hace mucho salió de aquí un vuelo récord del mundo. Pueden ver una nota aquí.

La pista del aeródromo de Caicó tiene 1200 metros, con orientación sudeste. La zona está rodeada de montañas lo que la convierte en un hermoso lugar. Por si esto fuera poco, también tiene mejores aterrizajes para los que pinchan el vuelo temprano, dando chances de volver a despegar relativamente rápido.

La contra es que las montañas forman un vénturi y este despegue es normalmente muy ventoso, por eso se suele salir desde el despegue de Assu. Hoy como estaba suave resultaba una buena opción, porque con la orientación del viento, si salíamos desde el despegue de Assú no podíamos hacer más de 150 km sin entrar en un espacio aéreo restringido.

Desde aquí teníamos más márgen, unos 300 km aproximadamente.

Aclaro, para los que no están familiarizados, que hay zonas relativamente cercanas a aeropuertos en actividad donde no nos permiten volar, o sólo podemos volar a muy baja altura. Este es uno de esos casos

Esta mañana hice un vuelo corto, de apenas 20 km pero que fue suficiente para probar la silla. Estoy contento con la prueba y ahora queda esperar que vengan un buen día.

¿Podía volar más hoy? Sí, podía. Pero a los fines de los objetivos del viaje no tenía sentido.

Para el cálculo del campeonato se toman los seis mejores vuelos. Mi vuelo más corto de esta temporada es de 259 km, entonces hay que seleccionar los días y guardarse para los que ya desde el vamos, el pronóstico anticipe probabilidades de hacer algo bastante mejor que eso.

Si hoy intentaba hacer un vuelo más largo que el que hice, con toda las ganas podía sacar algo cerca de 300km y el plan es mejorar largamente los 300 km.

La mejor elección del día de hoy era ir por un vuelo corto para probar la vela y poco más. Esto me garantiza un rescate rápido y un buen descanso para estar listo para la mejor chance que me den los días de vuelo que siguen, que calculo serán cuatro.

Les comparto unas fotos de hoy:

Mañana sábado vamos a salir a probar de nuevo, a dar lo mejor y ya les contaré cómo resultó el día.

Una respuesta en “Probando el arnés nuevo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *